Ir al contenido principal

Moisés, del béisbol en Venezuela al Babyfútbol en Medellín


Hablar de personas resilientes en la fiesta del Babyfútbol que por estos días se vive en Medellín, es hablar de Moisés, un pequeño venezolano que dejó su país por la difícil situación económica que atraviesa y, buscando mejores condiciones con su familia, llegó hasta Ibagué donde cambió los guantes y el bate de béisbol por un balón de fútbol, para terminar en el equipo Varsovia II de la capital tolimense.

"Cuando vine de Venezuela hacia acá, o sea Ibagué, me metieron en equipo de fútbol, quise entrenar fútbol ya que no podía entrenar béisbol y decidieron meterme en ese en ese gran equipo el que estoy acá participando en la Babyfútbol", contó Moisés.

El pequeño, que cumplirá próximamente cinco años radicado en Colombia, aceptó que dejar su país para llegar a Colombia "fue una adaptación muy dura", especialmente por el hecho de tener que "dejar amigos y familiares". Entre risas, reconoció también que le "costó mucho el acento".

Sin embargo, tras varios años en el país, no titubea para afirmar que Colombia le "ha gustado mucho", añadiendo que, en el país, se ha sentido "muy bien" recibido, por lo que, de paso, se dijo "agradecido con todos" sus amigos, compañeros de equipo "y todas las personas de acá de Colombia".

Sobre el viaje desde Ibagué hasta Medellín, cuenta que "fue muy divertido" porque, relata, todo el equipo estuvo compartiendo "para no aburrirse", sin dejar de lado el importante descanso para llegar bien al torneo tanto en lo físico como en lo mental.

Así, luego de sobreponerse en compañía y con apoyo de su familia a las dificultades que alguna vez le puso la vida, Moisés es un pequeño autorizado para enviar mensajes a los chicos que, como él, tienen sueños relacionados con el fútbol, a quienes invitó a "que no se rindan, sigan sus sueños y no se rindan".

Comentarios